Sobre el “Caso Otegi”

Consideramos que Arnaldo Otegi es un hombre de paz comprometido con el objetivo de encontrar una solución democrática al conflicto vasco.

La sociedad vasca, la sociedad española, Europa y toda la comunidad internacional dieron la bienvenida al comunicado de ETA hace casi 5 años poniendo fin a su actividad armada. La gran mayoría de los que habían apoyado la actividad armada de ETA, ya sea activa o pasivamente, se comprometieron con los métodos y el sistema democrático.

El Grupo Internacional de Contacto dio la bienvenida a la creación de un partido político que legal, abierta y libremente representara la expresión política de la izquierda abertzale. Entonces expresamos nuestro pesar por el hecho de que su líder, Arnaldo Otegi, estuviera en prisión y por lo tanto no tuviera la posibilidad de aportar su liderazgo en ese memorable momento en el que la paz y la democracia superaron a la violencia.

El señor Otegi es ahora un hombre libre. Desde hace más de una década ha mostrado su compromiso con la paz y la democracia mediante declaraciones y acciones. La decisión de inhabilitarle para cargo público es lamentable y contraproducente para el proyecto democrático inclusivo en el País Vasco.